©®1996-2016 TODOS los derechos reservados. ALL rights reserved!
PO Box 64231, Souderton PA 18964 USA
-
-
®©2016 Jose Viera Publications
| Inicio | Principio del Artículo | Otros Artículos | Publicaciones | ¿Quién es José? | Contacto |
Escrito por José M. Viera
©®1996-2016 Todos los derechos reservados.
ALL rights reserved.
No Dejes De Soñar
por José M Viera

Todos tenemos sueños en esta vida. Cuando niños soñábamos con tantas
cosas: "Cuando sea grande voy a ser un piloto", decía uno. "Voy a ser un
doctor para ayudar a los que sufren de diversas enfermedades", otro decía.
"Oh, yo quiero ser una maestra", decía una niña. Y así pudiera seguir dando
ejemplos e ilustraciones, pero no lo haré, pues creo que ya comprenden el
punto.

Lo triste del caso es que no todos llegamos a ser lo que soñábamos. Por una
razón u otra, nuestra vida tomó un rumbo inesperado, y nuestros sueños de la
niñez quedaron en el olvido. Es maravilloso cuando tenemos a alguien a
nuestro lado que nos ayuda a realizar nuestros sueños. Alguien que nos
comprende, que no nos pone condiciones, y que nos da su amor y
compañerismo incondicional. Sin embargo, la vida no todo el tiempo es de
esta manera.

—"No dejes de soñar" es el mensaje que estoy escribiendo hoy. Es posible que
las cosas no te han salido como soñaste; y quizás te encuentres bien lejos de
hacer realidad tus sueños. El mensaje es simple y directo: "No dejes de
soñar". Pon tu vida en las manos de Dios, quien te da dirección; y Él nunca te
falla. No hay garantía que todos nuestros sueños pueden hacerse realidad;
pero sí tenemos garantía de que Él estará con nosotros todos los días de
nuestra vida. Y cuando confiamos enteramente en las promesas de Dios y
dependemos de Su gracia y providencia, podemos estar seguros de que "todas
las cosas obrarán para nuestro bien". En el Señor no hay casualidades ni
retrocesos; si tenemos nuestra vida en Sus manos, como dice la Escritura,
"todo", no unas cosas sino «TODO» obra para nuestro bien. Si mis sueños no
se hacen realidad, no me voy a afligir porque he confiado en Él, y por lo tanto:
"no seré avergonzado". Sin embargo, "no dejaré de soñar".

Yo le doy gracias a mi Dios porque muchos de mis sueños se han hecho una
realidad. Tengo una familia muy linda que Dios me ha dado. Tengo una
hermosa hija que llena mi corazón de tanta alegría. No me puedo imaginar mi
vida sin ella; pues, Dios llenó un hueco de mi corazón con la presencia de ella.
Todos los días le doy gracias por esas lindas bendiciones; y por todos aquellos
otros sueños que Él me ha permitido realizar. También tengo otros sueños que
no se han realizado. Unos van en progreso, otros tardarán un poco de tiempo,
y otros nunca se realizarán; pero sigo "soñando", porque soñar es humano, y
soñar es vivir la vida con esperanza, con fe, y con amor.

"Dios ha puesto personas en mi camino que me han dado la mano y me han
ayudado a soñar sin juzgarme, y sin querer transformarme a lo que ellos
"sueñan" conmigo. A ellos les doy mis más sinceros sentimientos de amor:
porque me han ayudado a crecer, y no me han impedido soñar. Otros, por
alguna razón u otra, han intentado desanimarme, con sus palabras o
actitudes; quizás porque ellos mismos dejaron de "soñar". Pero en medio de
todo esto, sigo confiando en el amor incondicional de mi Dios, quien me
sostiene y quien me ayuda a soñar

Comparto esta humildes palabras desde lo más profundo de mi corazón
contigo, para darte ánimo. En la vida encontrarás personas que tal vez no
comprendan tu sueño o visión. Entiendo perfectamente que es doloroso y
frustrante; pero mi hermano, "no dejes de soñar". Atrévete a soñar, y pon tus
sueños en las manos del Dios de amor. «Deléitate con el Señor. Así Él te dará
lo que tu corazón anhela. Encomienda al Señor TODO cuanto haces, confía en
que Él te ayudará a realizarlo, y Él lo hará. Reposa en el Señor; espera con
paciencia que Él se manifieste» (Salmos 37.4-5 y 7, LBD).

Cuando leo esa bella promesa de la Palabra de Dios, siento gran fortaleza,
porque cuando pongo toda mi vida en Él, lo único que me resta es esperar con
paciencia en la manifestación de Su presencia y poder. Y ya no importa lo que
el enemigo o nuestros enemigos piensen; lo que verdaderamente cuenta es lo
que Dios piensa, dice y sabe. Por eso, apreciado Lector: ¡No dejes de soñar!
w w w . j o s e v i e r a . c o m