«LA BILBIA: ¡MUCHO MÁS QUE UN LIBRO!»
| Inicio | Principio del Artículo | Otros Artículos | Publicaciones | ¿Quién es José? | Contacto |
Escrito por José M. Viera
©®1996-2016 Todos los derechos reservados.
ALL rights reserved.
-
-
w w w . j o s e v i e r a . c o m
Al preparar la serie de estudios bíblicos (PALABRAS DE VIDA), mi mente me
lleva al pasado, cuando tenía aproximadamente diez años de edad. Recuerdo
que todos los veranos iba a casa de mi abuela, en el Barrio Piletas, de Lares
(Puerto Rico), y allí me quedaba con ella por varias semanas. Para mí era una
maravillosa aventura poder compartir con ella en el campo. Siempre había
muchas clases de animales y cosas de interés. Mi abuela preparaba unas
tremendas comidas y siempre nos hacía sonreír. Su amor y cariño eran
contagiosos; como ella no había otra.

Durante uno de esos veranos en el campo, una jovencita (un poco mayor que
yo) me hizo un maravilloso regalo que todavía tengo en mi posesión: ¡Una
Biblia! La Biblia está en muy malas condiciones, casi hecha pedazos; y en más
de una ocasión pensé en deshacerme de ella, pero nunca lo hice. Todavía
permanece en mi oficina, haciéndole compañía a mis otras Biblias que son
mucho más bonitas. ¿Por qué todavía conservo aquel viejo libro que está casi
hecho pedazos? Realmente no lo sé.

Lo que sí sé es que aquel viejo libro hizo un gran milagro en mi mente y mi
corazón. Sus palabras llegaron a mi pequeño corazón, y aunque desconocía
muchas de sus verdades y enseñanzas, algo extraño sucedía muy dentro de mí.
Comencé a “enamorarme” de un Dios a quien todavía no conocía ni entendía.
Pude comprender que Él era amor y que había sacrificado Su vida por mis
pecados, aunque todavía no entendía cabalmente mi naturaleza pecaminosa.
Las palabras del libro me dieron esperanza y un futuro: abrieron un camino
delante de mí, y me dieron dirección en la vida. Aquel viejo libro no era
cualquier cosa; era ¡poder transformador de Dios!

No pasó mucho tiempo, cuando le estaba rindiendo mi vida al Señor. ¡La mejor
decisión que he tomado en mi vida! Y desde ese día me he dedicado a Dios y a
Su servicio. No me canso de servirle ni me arrepiento de haberle dado mi vida
y mi corazón a tan temprana edad. No puedo negar ni tampoco me avergüenzo
confesar que el mensaje de la Biblia es el que le ha dado influencia a mi
carácter y forma de ser. Lo que soy, lo que pienso y lo que seré en esta vida es
el resultado del mensaje de ese libro. Aunque ha habido momentos en que me
he alejado un poco del camino o de la voluntad de Dios (pues, así SOMOS
todos), Dios siempre me ha atraído hacia Él por Su Palabra, que es amor, vida
y poder.

Comparto estas breves palabras de mi testimonio, para presentar el propósito
de esta serie de estudios bíblicos, «Palabras de Vida», para que podamos
comprender que la Biblia no es cualquier libro: ¡es mucho más que un libro! La
Biblia es la Palabra de Dios para nosotros hoy. Cuando leemos y escudriñamos
su mensaje, nos llenamos de la Presencia de Dios y Él nos imparte el poder
para ayudar a otros. Aquella jovencita que me regaló aquel viejo libro me dio el
mejor de todos los regalos. No sé si ella tendría el conocimiento del impacto
que haría en mi vida, pero Dios sí.

Te animo a que leas, estudies y a que pongas en práctica las enseñanzas de
este maravilloso libro. Tú también puedes ser impactado por su mensaje como
lo he sido yo. A la misma vez, te hago un pequeño (pero poderoso) reto: «La
Biblia es un regalo ideal para toda persona y en cualquier ocasión». Órale a
Dios para que te provea los medios y la oportunidad para hacerle ese
maravilloso regalo a una persona. Lo que Dios ha hecho en mi vida puede
repetirse una y otra vez más en la vida de tantas personas en necesidad. ¡Qué
Dios te bendiga grandemente!

©®2003-2016 Palabras de Vida/Jose Viera Publications