-
©®1996-2016 TODOS los derechos reservados. ALL rights reserved!
PO Box 64231, Souderton PA 18964 USA
-
2016 Jose Viera Publications
| Inicio | Principio del Artículo | Otros Artículos | Publicaciones | ¿Quién es José? | Contacto |
Escrito por José M. Viera
©®1996-2016 Todos los derechos reservados.
ALL rights reserved.
w w w . j o s e v i e r a . c o m
Viaje en Crucero
Por Pablo E Viera
Editado por: José M Viera

Cuando se habla de un crucero, entendemos que se va a hacer un viaje de
placer en un barco. El viaje comprende de visitar varios lugares, por
ejemplo, como Europa, Asia, las Islas del Caribe, Norte o Sur América. La
idea principal de estos viajes es vacacionar y satisfacer el deseo de visitar
muchos lugares. Para hacer realidad ese viaje de crucero, necesitas buena
preparación, o sea, necesitarías economizar dinero, separar tiempo, tener
buena salud, y tener a alguien que te acompañe para que puedas disfrutar
mejor tu viaje.

Estimado Lector, la vida es semejante a un crucero. Uno tiene una idea de lo
que quiere o necesita, y se “embarca” en un viaje para conseguirlo. Pero hay
algo más lindo y mucho más espectacular que cualquier crucero humano. Te
hablo del Crucero Celestial, cuyo Capitán es Jesucristo. El boleto de ese
crucero es gratis, pues Él ya lo pagó por ti. Y el destino del viaje es la nueva
Jerusalén. En ese crucero habrán personas que ya reservaron sus boletos al
aceptar a Cristo como Salvador y Señor.

Al llegar a la nueva Jerusalén, verás las calles de oro, el mar semejante al
cristal (Apocalipsis 4.6), y muchas otras cosas que nadie ha visto jamás (1
Corintios 2.9). Si todavía no has aceptado la invitación que te ha hecho el
Señor, no lo esperes más. Avanza, date prisa, y pídele a Cristo que te
registre en ese crucero. Recuerda, la salida del crucero se aproxima, y por
cuanto no sabemos el día ni la hora, no podemos perder tiempo.

Apreciado Lector, sería una verdadera lástima que te perdieras el viaje del
Crucero Celestial. Por eso, te invito a que hagas tu reservación hoy mismo,
entregando y rindiendo tu corazón a Jesucristo. Él te garantiza la vida eterna
cuando le recibes en tu corazón. Invita a Jesús a tu corazón en este mismo
instante. Será la mejor decisión de tu vida.