©®1996-2016 TODOS los derechos reservados. ALL rights reserved!
PO Box 64231, Souderton PA 18964 USA
-
-
¿Qué hay detrás de ese disfraz? (Parte 1)
| Inicio | Principio del Artículo | Otros Artículos | Publicaciones | ¿Quién es José? | Contacto |
Escrito por José M. Viera
©®1996-2016 Todos los derechos reservados.
ALL rights reserved.
En el tema de hoy veremos algunas personas que se escondieron detrás de un
disfraz con el propósito de engañar, para disimular y para ocultar la verdad.
También veremos las consecuencias que tuvieron que pagar por su maldad y
engaño:

Un rey disfrazado... desesperado por un mensaje divino...
(1 Samuel 28:3-25)

»Cuando Saúl vió el gran ejército de los filisteos (LBD), tuvo miedo y se sintió
dominado por el terror (DHH), y consultó a Jehová acerca de lo que debía
hacer. Pero Jehová no le contestó ni por sueños, ni por Urim (El Urim y Tunim
eran instrumentos santos que se usaban para echar suerte y determinar la
voluntad de Dios), ni por los profetas (LBD). Por eso ordenó a sus oficiales:
"Busquen alguna mujer que invoque a los muertos, para que yo vaya a hacerle
una consulta. Y sus oficiales le respondieron: "En Endor hay una mujer que
invoca a los muertos. Saúl se disfrazó, vistiéndose con otra ropa... y fue de
noche a visitar a aquella mujer (DHH)...«  (1 Samuel 28:5-8).

La Palabra del Señor nos dice que el Espíritu de Jehová se había apartado de
Saúl (1 Samuel 18:12; 28:15-16). Saúl estaba desorientado y muy confundido.
Ya no podía reinar con entendimiento y sabiduría. Buscaba ansiosamente un
mensaje divino, pero ya Dios no le contestaba. En su desesperada locura
buscó a una mujer médium, o sea, una mujer con espíritu de adivinación, que
consultaba a los muertos. Saúl mismo había expulsado del país a esta clase de
gente (verso 3), pero ahora estaba dispuesto a consultar a una de ellas. Sin
embargo, el rey no quería ser reconocido--y esto lo llevó a disfrazarse. Saúl
era muy conciente de que Dios ya no le hablaba por causa de su pecado y
desobediencia. Pensó que ocultando su verdadera identidad recibiría un
mensaje especial para su vida... ¡y así fue! Aquel mensaje, sin embargo, no
era lo que él buscaba: aquel mensaje era la misma sentencia de su muerte
(versos 16-19). ¡Qué caro le costó su disfraz! ¡No lo pudo usar más!

La esposa de un rey escondida detrás de un disfraz...
(1 Reyes 14:1-20)

»Por aquel tiempo cayó enfermo el hijo de Jeroboam, que se llamaba Abías.
Jeroboam dijo a su esposa: "Levántate y disfrázate para que no te reconozcan
y anda a Silo. Allí está el profeta Ajías, el que me anunció que yo reinaría
sobre este pueblo... El te dirá lo que va a suceder al niño. Así lo hizo la mujer.
Fue a Silo,  y entró en la casa de Ajías, el cual era tan viejo que ya no podía
ver. Pero Yavé le había dicho: "La esposa de Jeroboam viene a ti, haciéndose
pasar por otra, para consultar acerca de su hijo enfermo... Cuando pasaba la
puerta, Ajías oyó sus pasos y le dijo: "Entra, esposa de Jeroboam, ¿por qué
quieres pasar por otra? Tengo un duro mensaje para ti: "...Castigaré a tu
familia y le quitaré todos los varones. Los barreré igual que basuras hasta que
desaparezcan del todo...« (1 Reyes 14:1-10, VCP).

Jeroboam había sido escogido por Dios mismo para presidir a las diez tribus
del norte cuando el reino de Salomón se dividió. Jeroboam se dejó vencer los
celos y por el orgullo. Se olvidó que Dios lo había escogido. Hizo todo lo malo
ante los ojos de Dios, cometiendo idolatría. En aquel entonces su hijo cayó
muy enfermo. El no sabía lo que le iba a suceder a su hijo, y anhelaba oir
algún mensaje de Dios sobre el asunto. Quería consultar a Dios, pero tenía
miedo. Mandó a su esposa a que se disfrazara y que consultara a Dios por
medio de un viejo profeta llamado Ahías. Aunque ella iba disfrazada, ya Dios le
había revelado a su siervo su identidad (verso 5). Después de aquella dura
revelación, la mujer se dirigió a su casa, y al entrar por el umbral de su casa,
el niño que estaba enfermo murió.

El rey que pensó que un disfraz salvaría su vida...
(1 Reyes 22:30-38)

»El rey de Israel dijo a Josafat: "Me disfrazaré antes de empezar el combate,
pero tú llevarás tus propias vestiduras. Y el rey de Israel fue al combate
disfrazado. Ahora bien, el rey de Aram había ordenado a los jefes de los
carros: "No ataquen a ninguno... sólo al rey de Israel. Por eso, en cuanto los
jefes de los carros vieron a Josafat, pensaron que él era el rey de Israel, y lo
rodearon para atacarlo, pero Josafat lanzó su grito de guerra y, al ver que no
era el rey de Israel, se apartaron de él. En esos momentos, uno de los
arameos disparó una flecha sin saber a quién apuntaba e hirió al rey de
Israel...« (versos 30-34, VCP).

Acab, rey de Israel, era conciente de su maldad. De igual manera que Saúl,
buscaba mensajes de Dios, pero los quería a su manera... y por eso no los
hallaba. Cuando consultó con el profeta de Dios sobre si debía ir a la guerra o
no (verso 8), se enojó en gran manera contra él por no haberle profetizado
conforme a los deseos egoístas de su corazón; y mandó a encarcelar al profeta
de Dios (verso 27). Acab sabía que Dios había hablado por medio de aquel
profeta, pero decidió ir a la guerra de todas maneras. El pensó que podía
disfrazarse y salirse con las suyas. Así lo hizo. Invitó a Josafat, rey de Judá, a
que lo acompañara en el combate. La maldad de Acab era tan grande que no
le importó la vida del rey de Juda, pues, él mismo había sugerido que Josafat
usara sus ropas reales para el combate mientras que él iría disfrazado. Los
jefes del ejército enemigo habían recibido órdenes especiales para combatir
directamente contra el rey de Israel. ¡Y Josafat era el único que iba vestido de
rey! Sin embargo, lo que a Acab se le olvidó es que a Dios nadie lo puede
engañar. La antigua versión de la Biblia Reina Valera dice que un hombre
disparó su arco a la ventura (de su sencillez, según el Hebreo), e hirió de
muerte al Rey Achâb (verso 34). El disfraz de Acab no lo pudo esconder de la
ira de Dios.

Parte 2 (
aquí )
¿Qué hay detrás de ese disfraz?
2 Corintios 11:13-15
©®2005-2016 Jose Viera Publications
ALL rights reserved.
TODOS los derechos reservados.
||
Parte 01 || Parte 02 ||

»Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza
como ángel de luz« (verso 14).

Según el diccionario*, un disfraz es «un artificio o un
disimulo o un engaño utilizado para desfigurar una cosa o
para impedir que se perciba la forma de las cosas...»
*Nota: Diccionario Práctico Easa
w w w . j o s e v i e r a . c o m