-
©®1996-2016 TODOS los derechos reservados. ALL rights reserved!
PO Box 64231, Souderton PA 18964 USA
-
2016 Jose Viera Publications
| Inicio | Principio del Artículo | Otros Artículos | Publicaciones | ¿Quién es José? | Contacto |
Escrito por José M. Viera
©®1996-2016 Todos los derechos reservados.
ALL rights reserved.
w w w . j o s e v i e r a . c o m
Gloria “sin” Cruz
por José M Viera

Es más fácil (y mejor) comerse una deliciosa comida que prepararla o que
limpiar los utensilios de la cocina después de la cena. Y así,
lamentablemente, muchos ven las cosas del Señor. Por eso, “Gloria Sin
Cruz” pudiera ser el nombre de muchos ministerios en estos días. También
pudiera ser lo que define a muchos cristianos de hoy.

Muchos hoy, ven un ministerio exitoso, y quieren beneficiarse del mismo.
Otros ven un templo grande y una hermosa congregación, y ya quieren ser
los pastores. Se olvidan o no reconocen que la vida del cristiano o de
cualquier ministerio nunca es un “picnic” en el campo en una hermosa tarde
soleada. Jesús presentó otro cuadro, completamente diferente: —“Si alguno
quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y
sígame” (Lucas 9.23, RV1960). La Biblia Traducción en Lenguaje Actual lo
presenta así: —“Si alguno quiere ser mi discípulo, tiene que olvidarse de
hacer lo que quiera. Tiene que estar siempre dispuesto a morir y hacer lo
que yo mando”.

Leemos también en Juan 16.33: — Estas cosas os he hablado para que en mí
tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al
mundo. (RV1960)

El verdadero seguidor de Cristo es caracterizado e identificado por la intensa
vida en el campo de batalla de la fe. Dios no nos salvó para decorar el
templo con nuestra presencia y radiante personalidad. Estamos luchando,
batallando y negándonos a nosotros mismos cada día. Pero en medio de
toda la prueba infernal, nos levantamos radiantes y llenos de vida. El
verdadero discípulo no se destruye en la prueba sino que se convierte en un
mejor seguidor de Cristo. Por lo tanto, si estás pasando por duras pruebas,
¡NO TE RINDAS! Pon toda tu confianza en Aquel que ha vencido. Deja que Su
santa Presencia fluya por todo tu ser. Recuerda: No puede haber gloria sin
cruz.