©®1996-2016 TODOS los derechos reservados. ALL rights reserved!
PO Box 64231, Souderton PA 18964 USA
-
-
2016 Jose Viera Publications
| Inicio | Principio del Artículo | Otros Artículos | Publicaciones | ¿Quién es José? | Contacto |
Escrito por José M. Viera
©®1996-2016 Todos los derechos reservados.
ALL rights reserved.
¡Maldice A Dios!
por José M Viera

«¡Lo perdió todo en un día!» Todos sus hijos murieron, sus riquezas
desaparecieron: ¡una calamidad tras la otra! Esta fue la triste historia de un
hombre justo, un hombre de Dios. La Biblia dice que Job era un varón perfecto
delante de los ojos de Dios. Entonces, ¿por qué le sucedieron todas aquellas
tragedias?

La palabra del Señor nos dice que Satanás no pensaba muy bien de Job, y fue
delante de la presencia de Dios para acusarlo. Satanás quería probar a Job,
para ver cuán grande y genuina era su integridad para con Dios. Satanás
pensaba que Job servía a Dios porque Dios lo había bendecido mucho.

El relato continúa diciéndonos que Job lo perdió todo en un día, pero no perdió
su fe en Dios. Él dijo: «...Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová
bendito. Yo sé que mi Redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo; y
después de deshecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios» (Job 1.21;
19.25,26).

Lo más triste de toda esta historia fue la debilidad de la mujer de Job. Ella no
podía entender por qué Job seguía siendo fiel a Dios a pesar de todas aquellas
pérdidas. Ella, engañada por Satanás, le dijo a su esposo: «¡Maldice a Dios, y
muérete!» (verso 9). La Biblia nos enseña que en medio de todas estas cosas,
Job no pecó con sus palabras (Job 1.22; 2.10).

El diablo hace lo mismo con nosotros, los cristianos: nos persigue y nos hace
sufrir con el propósito de probar cuán fieles y sinceros somos para con Dios.
Nosotros, tenemos que comprender estas cosas cuando estamos pasando por
el fuego de la prueba: ¿Cómo maldeciremos al que nos ha bendecido tanto?
¿Cómo es posible que neguemos al que no se avergonzó de llamarse nuestro
hermano? (Hebreos 2.11). ¿Cómo es posible que le seamos infiel a aquel cuyo
nombre es Fiel y Verdadero? (Apocalipsis 19.11).

Muchos creyentes se alejan de Dios cuando las cosas les están saliendo mal.
¡Eso es exactamente lo que quiere el diablo! Satanás trata de engañarnos y de
desanimarnos, diciéndonos al oído: «Todo te va mal por culpa de Dios. No le
sirvas más. Ahora estás peor que antes...» ¡Qué el Señor reprenda al diablo!

Apreciado Lector, no escuches las mentiras del diablo. No maldigas a Dios;
bendícelo y alábalo con todo tu corazón. Recuerda que si en verdad amas a
Dios, todo lo que te suceda en esta vida, tiene un propósito beneficioso para ti
(Romanos 8.28). Cuando estamos en el dolor es cuando más dulce sale
nuestra alabanza.
w w w . j o s e v i e r a . c o m
«¡Maldice a Dios!»
es uno de esos
temas provocativos  
de José que ha
causado escándalo
a muchos de
nuestros lectores
simplemente
al leer el título.
Después de
que leen el artículo
en su totalidad
«se calman un
poco». ¿Cuál fue tu
reacción al leer el
título?