El terrorista espiritual
por José M Viera

—“Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién
la puede oír? Sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de
esto, les dijo: ¿Esto os ofende?”. Juan 6.60-61 (Reina Valera 1960).

En cierta ocasión fui acusado (en Internet) de usar “terrorismo espiritual”
para intimidar a la gente. Y en otras ocasiones, he recibido correspondencia
a mi dirección postal donde he sido atacado ferozmente por mi fe en Cristo
Jesús.

• ¿Qué es terrorismo?
Según el diccionario, es “la dominación por el terror”. Es el uso sistemático
del terror, mediante actos de violencia o represión, por grupos o regímenes
políticos.

• ¿Será “terrorismo espiritual” enseñar la Biblia?
Entiendo que algunos se incomodan cuando leen mis reflexiones o cuando
escuchan mis programas de audio en el Podcast “
HOY ES MI DÍA”, sin
embargo, en ninguna manera equivale a “terrorismo”, según lo define el
diccionario.

• ¿Cuál es el verdadero problema?
Cuando se rechaza el mensaje de la Palabra de Dios, enfrentamos serios
problemas. Rechazar la verdad bíblica nos lleva a ver las cosas en una
manera distorsionada y negativa. Eso nos hace pensar que estamos siendo
atacados y perseguidos.

• ¿Qué reacciones provoca la enseñanza de la Palabra?
La enseñanza o la predicación de la Palabra puede provocar “una” de “dos”
posibles reacciones: ¡Se acepta el mensaje o se rechaza!

• ¿Qué sucede cuando se acepta el mensaje?
Cuando aceptamos el mensaje “por fe”, somos bendecidos. Nos llenamos de
gozo, paz y fortaleza espiritual. Esa Palabra llega a lo más profundo de
nuestro ser y comienza a hacer una obra sobrenatural.

—“De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me
envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de
muerte a vida”. Juan 5.24 (Reina Valera 1960).

• ¿Qué sucede cuando se rechaza el mensaje?
Cuando se rehúsa a creer el mensaje de la Palabra, el corazón del ser
humano se endurece. Y en esa condición es imposible recibir la bendición de
Dios. No puede existir paz ni fortaleza espiritual en el corazón que se opone
al mensaje divino.

—“Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las
sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis
descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos”. Jeremías 6.16
(Reina Valera 1960).

—“Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a
toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra
ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.
Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche
meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está
escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”.
Josué 1.7-8 (Reina Valera 1960).

• ¿Está siendo atacado el Lector por causa de la Palabra?
—“El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”. Lucas 21.33
(Reina Valera 1960)

La Palabra de Dios es eterna, y no importa los ataques que reciba,
permanecerá para siempre. Por otro lado, el enemigo de nuestra salvación
(Satanás) tratará de desanimarnos y buscará maneras para impedir que
anunciemos la Verdad transformadora del Evangelio. Esa verdad del
Evangelio es muy simple: ¡Sólo Cristo puede salvar! La salvación no tiene
nada que ver con buenas; tampoco se trata de religión.

Cuando presentamos el mensaje del Evangelio de esa manera, eso enfurece
al infierno y a los religiosos… y de ahí es que nace la noción de que somos
terroristas espirituales. Pero Jesucristo mismo dijo:
—“Yo soy el camino, y la
verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”. Juan 14.6 (Reina
Valera 1960).

En ningún momento le exigimos al Lector a que tome una decisión por
Cristo. Eso queda de parte suya enteramente. Nuestra única misión es de
anunciar la Palabra. Somos mensajeros del Señor, de Su Evangelio. Sin
embargo, algunos que no creen, quieren distorsionar las cosas y acusarnos
de “tácticas terroristas”, lo cual no tiene base, méritos ni justificación alguna.

• ¿Cuál debe ser nuestra reacción cuando somos atacados?
Meditando en estas cosas, siento gran fortaleza y regocijo en el Señor. Pues,
todas estas nociones y acusaciones dan cumplimiento a la misma Palabra de
Dios (que tanto ellos rechazan): La Biblia nos consuela así:
“Bienaventurados
los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el
reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y
os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y
alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así
persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros”. Mateo 5:10-12
(Reina Valera 1960).

Tenemos que regocijarnos en medio de las pruebas. Sabemos que por causa
de Cristo y de Su mensaje seremos rechazados y perseguidos. Pero esto es
una tremenda bendición para el creyente.
“Y sabemos que a los que aman a
Dios, todas las cosas les ayudan a bien... Antes, en todas estas cosas somos
más que vencedores por medio de aquel que nos amó”. Romanos 8:28,37
(Reina Valera 1960).

Profundizando:
Una vez más: Nosotros simplemente anunciamos la Palabra de Dios. ¡Ése es
nuestro único trabajo! El resto depende enteramente del Lector. En ninguna
manera imponemos nuestra fe o ideas sobre ninguna persona. Cada cual
tiene la libertad de escoger su propio camino (sea bueno o sea malo). Esto
no es terrorismo espiritual — ¡es simplemente la verdad!
-
©®1996-2016 TODOS los derechos reservados. ALL rights reserved!
PO Box 64231, Souderton PA 18964 USA
-
2016 Jose Viera Publications
| Inicio | Principio del Artículo | Otros Artículos | Publicaciones | ¿Quién es José? | Contacto |
Escrito por José M. Viera
©®1996-2016 Todos los derechos reservados.
ALL rights reserved.
w w w . j o s e v i e r a . c o m