-
©®1996-2016 TODOS los derechos reservados. ALL rights reserved!
PO Box 64231, Souderton PA 18964 USA
-
2016 Jose Viera Publications
| Inicio | Principio del Artículo | Otros Artículos | Publicaciones | ¿Quién es José? | Contacto |
Escrito por José M. Viera
©®1996-2016 Todos los derechos reservados.
ALL rights reserved.
w w w . j o s e v i e r a . c o m
Me Las Vas A Pagar
por José M Viera
Nota: No se olvide de escuchar el mensaje audio de esta reflexión (vea
arriba en la página. Además, puede descargar el audio completamente gratis
en el formato mp3)

"Me las vas a pagar" es una frase muy conocida, pero nunca debe ser usada
por los creyentes. Esta frase está saturada de ira, enojo y venganza; y de
acuerdo a la Biblia, la venganza no es nuestra, sino del Señor (Deuteronomio
32.35; Romanos 12.19).

Los pecadores son los que se vengan de sus enemigos; pero nosotros
tenemos que amarlos y orar por ellos. Si decimos que somos seguidores de
Jesucristo, tenemos que hacer esto, pues, Cristo mismo oró por Sus
transgresores y nunca los maldijo (Isaías 53.7,12).

Es parte de nuestra naturaleza humana de defendernos cuando se nos ataca;
reponder, cuando se nos acusa; indignarnos, cuando se nos provoca a ira.
Tenemos que clamar a Dios en esos momentos, y pedirle sabiduría. Es
mejor callar en un momento difícil que luego lamentarse por algo que no
debíamos haber dicho. Es mejor soportar la prueba que cometer una locura.
Este es el diseño del verdadero cristiano, que ha sido cortado a la medida de
Cristo.

Es lamentable escuchar a cristianos que dicen ser libres en Cristo, pero que
viven bajo la atadura de la ley del ojo por ojo y diente por diente. No saben
lo que es el amor de Jesucristo. Cristo nos dio el ejemplo perfecto cuando
soportó todas las cosas injustas que le hicieron, y hay muchos cristianos que
ni siquiera soportan una mala mirada de otra persona.

«Me las vas a pagar» es el vocabulario de todo aquel que todavía no ha
nacido de nuevo. La persona que busca la venganza no está sometida a Dios,
porque la Biblia es clara cuando dice que Dios es quien pelea nuestras
batallas: "Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos"
(Exodo 14.14).

Tenemos que amar a nuestros enemigos y no desearles mal. Si hay la
oportunidad de ayudarles en lo que sea posible--¡debemos hacerlo! ¡En esto
hay gran bendición! (Romanos 12.14-21).
*Ejemplo del Botón RSS de subscripción a los Podcasts de José.