-
©®1996-2016 TODOS los derechos reservados. ALL rights reserved!
PO Box 64231, Souderton PA 18964 USA
-
2016 Jose Viera Publications
| Inicio | Principio del Artículo | Otros Artículos | Publicaciones | ¿Quién es José? | Contacto |
Escrito por José M. Viera
©®1996-2016 Todos los derechos reservados.
ALL rights reserved.
w w w . j o s e v i e r a . c o m
*Ejemplo del Botón RSS de subscripción a los Podcasts de José.
La Vieja Levadura
Publicado en la Revista ¿Qué hace a un creyente mundano?
1 Corintios 5.6-8 — «Limpiaos, pues, de la vieja levadura» (verso 7).

Por José M Viera

La vieja levadura en esta escritura tipifica la vieja criatura antes del
encuentro con Jesucristo. La persona que está en Cristo es una nueva
criatura (2 Corintios 5.17). La Biblia enseña que lo viejo es destruído cuando
Cristo viene a morar en el corazón.

Es muy interesante aquel relato donde Cristo le habla a Sus discípulos sobre
la levadura. Él les decía: «Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y
de los saduceos» (Mateo 16.16, Marcos 8.15). Más adelante encontramos
que Jesús estaba hablando de las doctrinas de los fariseos y saduceos.

Si combinamos lo que Pablo le dice a los corintios y lo que Cristo le dijo a
Sus discípulos, podemos notar que se está hablando de lo mismo. Nosotros
estábamos muertos en nuestros delitos y pecados (Efesios 2.1-13;
Colosenses 2.13-14); nuestra naturaleza era pecaminosa y contraria a la de
Dios. Éramos víctimas de los engaños de las falsas doctrinas y de los
placeres pasajeros de la vida mundanal; pero Cristo nos salvó y nos dio Su
nueva vida. Él nos lavó en Su preciosa sangre, y nos limpió de toda
contaminación. ¡Por eso es necesario que escuchemos la Palabra del Señor
cuando nos dice que nos cuidemos de la levadura de este mundo!

La levadura era una sustancia que usaban en los tiempos bíblicos para
fermentar y levantar la masa (Exodo 12.15,19; 13.7). La levadura era
prohibida en las ofrendas que debían ser consumidas en el altar; pero era
permitida en aquella de las que se participaba (Exodo 7.13; 23.17). Sin
embargo, la levadura era generalmente prohibida. La ausencia de levadura
indicaba la pureza que Dios demandaba de Sus servidores. ¡Dios hace el
mismo llamado hoy! «¿No se dan cuenta de que un poco de levadura hace
fermentar toda la masa?» 1 Corintios 5.6, NVI) Hay muchas cosas que
parecen insignificantes, pero la realidad es que son levadura en nuestra vida.
Esa pequeña levadura está fermentando toda la masa, o sea, está
detruyendo nuestra vida. No somos de este mundo (Juan 15.18-19;
Romanos 12.2; 1 Corintios 2.12): ¡somos de Cristo! Tenemos que limpiarnos
de toda maldad, y esto es posible únicamente en Cristo.